fbpx

México y sus problemas no resueltos con la migración

Jorge Santibáñez

Éste artículo también salió publicado en: Los Angeles Times

10 febrero, 2021
Tema:

By JORGE SANTIBÁÑEZ
ESPECIAL PARA LOS ANGELES TIMES
FEBRERO 9, 2021 8:07 PM PT

Una de las consecuencias directas de la crisis económica derivada de la pandemia, será el incremento de los migrantes mexicanos y centroamericanos que tratarán de irse a Estados Unidos. Por supuesto no es la única razón, pero es una variable que detonará un cambio considerable en cuántos y cómo serán aquellos que buscarán en EE.UU las oportunidades que no tienen en sus países de origen.

México había disminuido de manera importante su participación en los flujos migratorios. Desde 2005 y más claramente desde 2010, el número de mexicanos que abandonaban el país por “el sueño americano”, disminuyó considerablemente y la corriente migratoria se alimentó sobre todo con centroamericanos.

Los sucesivos gobiernos en México no han hecho mucho por estos flujos migratorios. La constante ha sido la omisión, lo que en la práctica ha significado entregarlos a la corrupción de las autoridades -de todos los niveles-, y a las organizaciones criminales con nefastas consecuencias, además de en su momento, cumplir diligentemente las instrucciones de Donald Trump, deteniendo, desviando o conteniendo los flujos migratorios. La pandemia y la partida de Trump presentarán, particularmente en este tema, nuevos retos y no parece que el gobierno actual esté especialmente preparado, vaya ni siquiera que el tema le importe.

Los datos ahí están y mal haríamos en ignorarlos. Recientemente se encontraron en Tamaulipas 19 cadáveres calcinados. Las autoridades tardaron un poco en reconocerlo, pero muchos dijimos desde el primer momento que esa atrocidad estaba relacionada, como muchas otras, con el paso de migrantes por territorios controlados por las organizaciones criminales. Finalmente, se supo que por lo menos 14 de los 19 cadáveres eran guatemaltecos.

Los datos de detenciones por parte de las autoridades estadounidenses son también muy claros. Los flujos migratorios se están incrementando y los migrantes mexicanos han vuelto a aparecer como grupo dominante. Tomemos los meses de octubre, noviembre y diciembre de los últimos 4 años.

En los meses referidos, el número de mexicanos detenidos en su intento de internarse subrepticiamente en Estados Unidos en 2017, 2018 y 2019 se mantuvo en alrededor de 15 mil migrantes mensuales, con un mínimo de 10.758 en diciembre de 2019 y un máximo de 18.138 en octubre de 2019.

En el último trimestre de 2020 el número de mexicanos creció considerablemente pasando a casi 43 mil en octubre, 40 mil en noviembre y 36 mil en diciembre, entre dos y cuatro veces más de lo que se observó en los años anteriores. A ello hay que aumentar que de 2017 a 2019 entre la tercera y la cuarta parte de los detenidos por la patrulla fronteriza eran mexicanos y en 2020 representaron el 60 por ciento.

Más allá de festejar las remesas que algún día estos migrantes enviarán ¿qué va a hacer el gobierno mexicano?

La situación es muy compleja. Los migrantes, mexicanos y centroamericanos se echarán en brazos del crimen organizado porque esa es la única forma de transitar por su territorio, y el gobierno de AMLO se quedó “sin jefe” que le diga lo que hay que hacer.

En este tema no hay manera de presentar “otros datos” o acusar a los gobiernos anteriores, y los discursos de que se respetan los derechos humanos de los migrantes o de que se están generando oportunidades para que la gente no tenga que salir de su país a buscar trabajo, suenan bien pero no tienen ningún impacto en la realidad, porque son solo eso, discursos.

Nada indica que estos números mejorarán en los próximos meses. Tampoco hay algún indicador de que México se está preparando de manera alguna para abordar esta problemática. Todo lo contrario.

*Jorge Santibáñez es presidente de Mexa Intitute

Artículos recientes

Etiquetas

Recibe nuestras actualizaciones en investigación, boletines temáticos y publicaciones. Suscríbete