fbpx

Joe Biden y el reto de integrar a la comunidad hispana

Arcelia Serrano Vargas

Éste artículo también salió publicado en: Los Angeles Times

3 marzo, 2021
Tema:

Por ARCELIA SERRANO VARGAS
ESPECIAL PARA LOS ANGELES TIMES
MARZO 1, 2021 6:31 AM PT

El término “hispanos”, es un concepto que se utiliza en todo el mundo regularmente para referirse a aquellas personas que hablan español. Pero en el caso de Estados Unidos el concepto va mucho más allá, de entrada, porque de acuerdo con datos de la American Community Survey 2020, publicados por la Oficina del Censo, del total de “hispanos” de 5 años o más de edad que viven en EE.UU, el 28% ya no hablan español en sus hogares, pero se definen como hispanos. Vayamos por partes.

Aunque desde 1960 había interés por conocer y estimar el tamaño de la población hispana, pues ya se percibía un incremento de su presencia en el país, no fue sino hasta 1980 que la Oficina del Censo de Estados Unidos incorporó el término “hispanos” en sus cuestionarios y bases de datos, brindando con ello la posibilidad de conocer y analizar sus características demográficas, sociales, laborales, de acceso a la salud, entre otras.

Desde ese momento se establecieron tres condiciones básicas: 1) que los términos “hispano o latino” se usarían de manera indistinta, es decir, como sinónimos; de tal manera que en los estudios originados a partir de datos censales o encuestas gubernamentales hacer referencia a “hispanos” o “latinos” es lo mismo; 2) que los datos se obtendrían por “auto identificación” de los entrevistados, esto es, que ellos mismos se clasifican como tales, independientemente de su lengua o raza; cabe señalar que previo a esto, en 1970, la estimación de “hispanos” realizada por la propia Oficina del Censo se basó en la combinación de distintas variables entre ellas el lenguaje que hablaban; y 3) que después de auto identificarse como hispanos o latinos, también se debían clasificar por su origen en alguna de las siguientes categorías: cubano, mexicano, puertorriqueño, sudamericano o centroamericano u otra cultura u origen español. Estas dos últimas características le dan al término una muy fuerte identidad cultural que refleja el sentimiento y autopercepción del declarante.

La primera medición que la Oficina del Censo hizo, con las condiciones antes mencionadas, arrojó que el número de hispanos viviendo en Estados Unidos en 1980 era de 13.2 millones de personas y que representaban el 6% de la población total del país. Cuarenta años después, en 2020, la comunidad hispana asciende a 60.7 millones de personas y representa al 19% del total. Es decir, alrededor de la quinta parte de los habitantes de la Unión Americana son de origen hispano o latino.

En este mismo período, los blancos no hispanos perdieron presencia porcentual, pasando de representar el 80% de la población en 1980 al 62% en el 2020; los afroamericanos se han mantenido en el 12% y los asiáticos pasaron del 1% al 6%. Los hispanos son ya la primera minoría.

Pero al hablar del grande y creciente número de hispanos en Estados Unidos es muy importante hacer dos acotaciones fundamentales: 1) Los indocumentados son un muy pequeño porcentaje. El 80% son ciudadanos americanos: 67% porque nacieron en EE.UU y 13% por naturalización; 10% son Residentes Permanentes Legales, el 10% restante se encuentra en otro estatus o carece de documentos; y 2) El crecimiento poblacional de la comunidad latina se debe primordialmente a que el grupo de los nacidos en Estados Unidos (7 de cada 10 hispanos), a los que podemos definir como americanos de origen hispano, se encuentran en plena edad productiva y reproductiva (25 años en promedio) y han empezado a formar familias y tener hijos.

Ésta y mucha información más puede y debe ser considerada por el recién iniciado gobierno del presidente Biden si, más allá de observar su importante potencial electoral, quiere apoyar o ser apoyado por la comunidad latina en Estados Unidos.

Señalarlos o catalogarlos a todos como inmigrantes o hablar de ellos de manera despectiva, como se ha hecho en el pasado, muestra el desconocimiento de estos números básicos y de que se trata de una comunidad creciente, joven y productiva cuya inmensa mayoría se encuentra en Estados Unidos porque es su país de nacimiento pero que mantienen sus raíces o cultura hispana, algo que puede enriquecer a la sociedad americana en general.

*Economista, con estudios de posgrado en Desarrollo Regional. Actualmente es investigadora y analista en Mexa Institute.

Artículos recientes

Etiquetas

Recibe nuestras actualizaciones en investigación, boletines temáticos y publicaciones. Suscríbete