fbpx

AMLO abandona a los paisanos y a los consulados

Jorge Santibáñez

Éste artículo también salió publicado en: Los Angeles Times

5 octubre, 2020
Tema:

By JORGE SANTIBÁÑEZ
ESPECIAL PARA LOS ANGELES TIMES
OCT. 5, 2020. 8:35 AM

Hace unos días, diferentes medios de comunicación en México, reportaron que al concluir en agosto de 2020 el contrato que se tenía con el despacho de abogados que se encargaba de llevar los casos de condenados a la pena de muerte en Estados Unidos, la Secretaría de Hacienda no había autorizado su renovación.

Más allá de este tema, grave en sí mismo y a pesar de que algunos podrían pensar que no tiene mucho caso “gastar” en condenados a muerte que seguramente cometieron un delito, el “retraso” de Hacienda refleja las enormes contradicciones y abandono del actual gobierno mexicano hacia los 50 consulados en Estados Unidos y por ende a quienes en ellos encuentran el único espacio de protección y apoyo gubernamental mexicano en ese país.

Con AMLO, los recursos van todos a su agenda populista y el brazo que la opera es la Secretaría de Hacienda. Los cónsules se la pasan buscando mejores precios hasta para la papelería básica, le dedican más tiempo a “ahorrar por órdenes de México” que a la atención de los paisanos y en algunos casos (me consta), de su bolsa andan comprando cubre-bocas y gel para quienes asisten a los consulados. En el colmo de la situación, recientemente les pidieron reducir sus gastos al cincuenta por ciento, como si pudieran, porque los operadores de AMLO lo exigen, pagar menos renta o luz o servicios de internet que son previamente contratados y que ya están comprometidos.

Este ahorcamiento de los consulados se veía venir. AMLO los percibe como espacios de privilegio desde una perspectiva setentera que cree que todo aquel que estudia en el extranjero o trabaja en un consulado es fifí. Una de las primeras medidas fue eliminar las representaciones de Turismo o PROMEXICO porque en su interpretación los cónsules tienen tiempo libre y pueden hacer ese trabajo.

El asunto es hasta contradictorio, porque los consulados podrían sostenerse a sí mismos solo con los recursos que se derivan de los cobros que hacen por algunos servicios y la emisión de documentos: más de 2.500 millones de pesos anuales, recursos que se concentran en la Secretaría de Hacienda y que normalmente eran devueltos de alguna forma a esos consulados. No así en la época AMLO.

Lo que AMLO no entiende y por lo visto su Secretario de Relaciones Exteriores no le explica -seguramente porque no conviene a su agenda política-, es la importante labor que los consulados desarrollan por los paisanos. Esos que él llama héroes, porque mandan remesas, son los mismos por los que su gobierno no hace nada.

Desafortunadamente, en la sociedad mexicana el tema no parece ser importante para muchos. La lógica es perversa y como sociedad debería avergonzarnos. Hay quien abiertamente dice que como esos mexicanos ya se fueron, ya no hay que ver por ellos. A diferencia de lo que ocurre en otros temas como el de salud, no hay presiones sociales en México por los paisanos. De hecho, no recuerdo una sola marcha o manifestación en México por los mexicanos en Estados Unidos o alguna de sus causas. Eso sí, el festejo mensual por las remesas que mandan no falla. Ir a buscarlos cada seis años para que voten en elecciones mexicanas, tampoco.

No está por demás mencionar que quizá todos esos recursos que, por instrucciones de Donald Trump, se destinan a la guardia nacional para detener y devolver a los migrantes centroamericanos que buscan transitar por México hacia Estados Unidos, tendrían un mejor uso protegiendo y ayudando a los paisanos. No deja de ser paradójico, por decir lo menos, tener un canciller que encuentra recursos para cumplirle al presidente estadounidense pero no a los mexicanos en Estados Unidos.

En general, el tema migratorio es uno de los más decepcionantes de AMLO. Incluso quienes no teníamos muchas esperanzas, esperábamos mucho más, pues así lo prometió. No solo ha guardado un vergonzoso silencio cuando los mexicanos en Estados Unidos son atacados y discriminados con discursos racistas, sino que ahora les quita recursos y los deja más desprotegidos.

Jorge Santibáñez es presidente de Mexa Institute

Artículos recientes

Etiquetas

Recibe nuestras actualizaciones en investigación, boletines temáticos y publicaciones. Suscríbete