fbpx

La crisis migratoria de los mexicanos

Jorge Santibáñez

Éste artículo también salió publicado en: Los Angeles Times

23 March, 2021
Tema:

Por JORGE SANTIBÁÑEZ
ESPECIAL PARA LOS ANGELES TIMES
MARZO 23, 2021 6:40 AM PT

Lo que recientemente se ha llamado una crisis migratoria, sobre todo en Estados Unidos, es un proceso que se veía venir, según el cual habría un incremento considerable de migrantes que intentan cruzar a EE.UU por la frontera con México.

Se mezclan muchos factores. En primer lugar, la necesidad de migrar, las condiciones de vida en los países de origen, agravadas por el COVID, prácticamente no dejan otra opción más que la de irse. Muchos de los hoy migrantes son quienes pospusieron, solo pospusieron su viaje cuando el dueto Trump-AMLO hicieron muy difícil el tránsito por México.

Las estrategias de control rígido, que se presentaron como exitosas solo crearon una especie de olla de presión que se está desbordando. Sin medidas adicionales se sabía que eso, tarde o temprano, iba a pasar y, por último, la llegada de una nueva administración estadounidense que promete revertir esas medidas y abordar el tema desde una perspectiva más humanitaria, animan a quienes tienen la necesidad de migrar.

Muchos actores se sirven políticamente de esta situación. Los enemigos de Biden argumentan que el incremento se debe a que no tiene control alguno del proceso y de su frontera y que las estrategias de Trump eran funcionalmente mejores. Al gobierno de Biden le urge demostrar que es posible ordenar el proceso desde otra perspectiva, sin necesidad de separar familias, regresar a México a los solicitantes de asilo en condiciones deplorables u obligar a México a controles rígidos. Además, tiene el tiempo encima. México por su parte, ofrece lo que siempre ha ofrecido, convertirse en filtro de los migrantes centroamericanos.

La atención se ha puesto en la migración centroamericana, sin embargo, una parte considerable del incremento se debe a migrantes mexicanos. En febrero de este año, la patrulla fronteriza estadounidense realizó en total 96 mil detenciones, casi el triple de las llevadas a cabo el mismo mes de 2020 y 50% más que las de 2019, cuando también se usó el término crisis y hasta invasión en caravanas.

En febrero de 2021, 41 mil de esas detenciones fueron de mexicanos, 2.5 veces más que el mismo mes en 2020 pero ¡más del triple que en 2019! Para decirlo de otra manera, en febrero de 2019 los mexicanos representaron la quinta parte de los migrantes detenidos mientras que en 2020 y 2021 significaron la mitad.

Se podría decir que México fue eficiente deteniendo a los migrantes centroamericanos, pero preocupa o debería preocupar que cada vez más mexicanos busquen irse a Estados Unidos. Cuando la administración de AMLO llegó al poder, los mexicanos detenidos por la patrulla fronteriza eran alrededor de 12 mil mensuales, hoy hablamos de 40 mil cada mes.

Aquí también se mezclan muchos factores, pero lo que llama la atención es que incluso en México hablemos de la migración centroamericana como si la mexicana no existiera o no requiriera atención. Peor aún, el discurso presidencial que celebra mensualmente las remesas de mexicanos en Estados Unidos, presenta a la migración como un proceso económicamente exitoso y un modelo a seguir, lo que en muchas regiones funciona como invitación a emigrar.

El gobierno mexicano debería tomar el problema más en serio. Ese incremento en la migración mexicana refleja la falta de oportunidades en México y el fracaso de los programas gubernamentales, particularmente aquellos dirigidos a los jóvenes, el 90% de los detenidos mexicanos son adultos solos.

Ni siquiera se preguntan ¿por qué? ¿Conocen estos datos?

A diferencia de la migración centroamericana, la mexicana no se “resuelve” cerrando la frontera o con la Guardia Nacional. La constitución, hasta nuevo aviso, garantiza el libre tránsito de mexicanos en territorio nacional. Tampoco se puede ofrecer su control como moneda de cambio contra vacunas o la no imposición de aranceles.

La sociedad mexicana no ha mostrado mucho interés ni solidaridad con los centroamericanos, lo que ha permitido que sin ningún costo político el gobierno mexicano ofrezca el control de esos migrantes. No estoy tan seguro de que esa pasividad sea la misma hablando de migrantes mexicanos.

Hasta ahora AMLO ha decidido no ver el problema de la salida de mexicanos del territorio nacional, no la ha mencionado una sola vez en sus conferencias matutinas, por el contrario ha festejado muchas veces que envíen remesas.

¿Hasta cuándo se atenderá nuestra crisis migratoria?

Jorge Santibáñez es presidente de Mexa Institute

Artículos recientes

Etiquetas

Recibe nuestras actualizaciones en investigación, boletines temáticos y publicaciones. Suscríbete