fbpx

Cuidando el patio trasero

Jorge Santibáñez

Éste artículo también salió publicado en: Los Angeles Times

20 December, 2021
Tema:

POR JORGE SANTIBÁÑEZ
ESPECIAL PARA LOS ANGELES TIMES
DIC. 20, 2021 9:53 PM PT

Una de las frases que mas molesta y ofende a los mexicanos es aquella que se refiere a México como el patio trasero de Estados Unidos. La expresión resume no solo la evidente asimetría económica entre los dos países. Es mucho mas grave y refiere a un desprecio de Estados Unidos y a una subordinación mexicana ante su poderoso vecino.

Desafortunadamente, las decisiones y acciones del actual gobierno, quizá como nunca y de manera creciente, justifican la expresión. Si hay un tema en el que la distancia entre lo prometido en campaña y lo que se hace siendo gobierno es mayor, es justamente la relación con Estados Unidos y como se abordan los asuntos comunes.

La debacle empezó en junio de 2019 cuando Donald Trump amenazó vía twitter con imponer aranceles a productos mexicanos si México no detenía el flujo migratorio de centroamericanos que se dirigían hacia Estados Unidos. Poco importó que esta amenaza no se hiciera por lo canales oficiales o formales y que la misma contradijera lo explícitamente firmado en el tratado comercial entre los dos países. México se apresuró a enviar a su secretario de Relaciones Exteriores quien hizo dos concesiones de graves consecuencias. La primera de ellas fue comprometer dicho control a través de la Guardia Nacional en todo el territorio mexicano y la segunda fue aceptar que los solicitantes de asilo en Estados Unidos esperaran su trámite en México.

Aunque técnicamente la guardia nacional tiene entre sus funciones colaborar con el Instituto Nacional de Migración en la inspección migratoria, destinar mas de 25 mil agentes, la cuarta parte de sus efectivos a esta “colaboración” distrayéndolos del cuidado de la seguridad de los mexicanos que es su función esencial, representa un exceso bajo cualquier perspectiva. El otro compromiso, el de convertir a México en sala de espera de trámites estadounidenses resultó ser perjudicial para miles de migrantes que fueron abandonados a su suerte en ciudades fronterizas mexicanas con altos índices de violencia, desconocidas para ellos y sin protección y asistencia específicas.

Quizá sin darse cuenta, se hipotecó el futuro de la relación. Al llegar Biden no quedó de otra más que seguir con esas estrategias y si hubo cambios fue mas bien del lado estadounidense.

En la misma lógica, México recientemente no solo ha refrendado esos compromisos, sino que los ha incrementado. Ha impuesto el requisito de visa para ingresar al país a los ciudadanos de Brasil, Ecuador y ahora Venezuela. Esa medida no tiene que ver con México. Parece dictada desde Estados Unidos para frenar la llegada de posibles emigrantes o solicitantes de asilo.

Estas decisiones son contrarias a la historia mexicana de cercanía y amistad particularmente con esos países. Llama la atención el caso de Venezuela porque se sabe que muchos venezolanos mas que migrar, huyen de su país por miedo.

Las razones que se argumentan son una joya. Se dice que esta visa se impone por “la identificación de algunos delitos asociados a la movilidad internacional, como la trata de personas y el tráfico de migrantes”. En síntesis, son los migrantes los culpables de que haya trata de personas y no los tratantes o las omisiones gubernamentales. En lugar de perseguir a los “coyotes” hay que detener a los “clientes”.

¿De verdad no hay nadie que explique a los funcionarios mexicanos que con esas medidas justamente lo que están propiciando es que los ciudadanos de esos países recurran a mecanismos irregulares de ingreso y tránsito, que los ponen en riego y que los obligan a usar y pagar a guías? ¿Que con ello solamente incrementarán la corrupción de autoridades de todos los niveles?

Estas medidas no solo justifican la expresión de ser el patio trasero de Estados Unidos, adonde ese país amontona lo que no quiere ver, total que lo vea el vecino, sino que además el gobierno mexicano se presta a ser el encargado de cuidar el patio.

*Jorge Santibáñez es presidente de Mexa Institute

Artículos recientes

Etiquetas

Recibe nuestras actualizaciones en investigación, boletines temáticos y publicaciones. Suscríbete