fbpx
Mexa Institute

¿Y las remesas por qué aparecen en el informe de gobierno?

Jorge Santibáñez

Éste artículo también salió publicado en: Los Angeles Times

3 septiembre, 2019
Tema:

Durante el evento organizado por el presidente mexicano en torno al informe de gobierno que se rinde cada 1 de septiembre, AMLO mencionó al hablar de lo “bien” que está el país económicamente, del papel que jugaron las remesas que los paisanos envían a nuestras familias en México. Así, como si se tratara de algo derivado de un programa gubernamental, mencionó que son la primera fuente de ingresos de México. Qué despropósito.

Las remesas son recursos que los mexicanos que viven en Estados Unidos envían a sus familiares en México. Esas remesas juegan, en los hogares que las reciben, el mismo papel que el salario de cualquier trabajador en México. Es decir, más del 95% de cada remesa se gasta en alimentos, vivienda, educación o salud. La particularidad es, que a diferencia de lo que ocurre con quien vive en México con su familia, en el caso de las remesas, éstas proceden de asalariados que habitan en otro país y por alguna vía tienen que enviar sus recursos. Lo que afirmó el presidente es tanto como decir que la economía nacional va bien porque usted tiene un sueldo y lo gasta en su hogar, en su familia.

Los informes de gobierno en México son eventos políticos de autoelogio y no de rendición de cuentas. Desde Carlos Salinas de Gortari, todos los presidentes “se han colgado” de las remesas y las presentan como indicador de éxito. Como para decir que está entrando mucho dinero a México procedente de Estados Unidos y que eso es un indicador de confianza. Pero incluirlas en el informe, como si se derivaran de acciones gubernamentales, de su administración, es un exceso y una mentira.

Alguno de sus asesores debería explicar a AMLO el significado de las remesas. No es inversión extranjera. El año pasado, se enviaron a México 33 mil millones de dólares en 103 millones de envíos (según BANXICO) que sostienen a 1.6 millones de hogares (según el INEGI). No son un indicador de confianza en México o en su economía, todo lo contrario, son un indicador de dependencia de empleos que se encuentran en otro país y mientras más se envíe, como es el caso desde 2006 y más claramente desde 2013, quiere decir que quienes reciben necesitan más apoyo externo, o de forma equivalente, que las cosas en México están cada vez peor. Si estuvieran mejor, esos hogares requerirían menos remesas.

Por otro lado, bien haría el equipo económico del presidente mexicano en echarle un ojo a los montos y distribución de las remesas. Lo que BANXICO registra son esencialmente ingresos de divisas con algunas características, pero es poco creíble que todo corresponda a remesas familiares. Le pongo un ejemplo. Según fuentes oficiales, en el estado de Nuevo León, el año pasado se habrían recibido 947 millones de dólares en 22.500 hogares. Es decir, 70 mil pesos mensuales en promedio en cada hogar que recibe remesas. Ah caray, entonces no son precisamente pobres.

Desde hace mucho tiempo se ha dicho que las remesas familiares esconden otro tipo de envíos de dinero a México, pero no lo hemos querido reconocer, porque se desequilibraría la balanza de pagos. Puede tratarse de transacciones comerciales de pequeña escala o dinero que se envía a los migrantes centroamericanos en tránsito para pagar, en etapas, al pollero y, no pequemos de ingenuos, puede ser dinero ligado al narcotráfico. Sólo recuerde usted lo que en torno al narcotráfico va de México a Estados Unidos y lo que viene de regreso, que en síntesis son dos cosas: armas (250 mil anuales según un artículo de la revista Rolling Stone y el 70% de las armas decomisadas en actos criminales en México vienen de Estados Unidos) y dinero, ¿cómo cree usted que las organizaciones criminales mandan de manera hormiga dinero a México? Adivinó. Las remesas.

Si tanto reconoce AMLO a los mexicanos en Estados Unidos hay que empezar a traducir ese reconocimiento en el presupuesto. Su gobierno destina 7.3 millones de dólares para la protección consular y 30 millones de dólares para el gobierno de Honduras. Hay que empezar a desarrollar programas para que los mexicanos en Estados Unidos vivan y se desarrollen mejor en ese país. En una de esas, envían más remesas.

*El autor es Presidente de Mexa Institute

Artículos recientes

Etiquetas

Recibe nuestras actualizaciones en investigación, boletines temáticos y publicaciones. Suscríbete