fbpx
Mexa Institute

Tan cerca de Trump, tan lejos de los paisanos

Jorge Santibáñez

Éste artículo también salió publicado en: Los Angeles Times, La Jornada y San Diego Tribune

14 agosto, 2019
Tema:

¿Hasta cuándo durará la omisión del gobierno mexicano frente a su comunidad en Estados Unidos? Quizá porque con este gobierno esperábamos algo muy diferente, la decepción ha sido mayúscula. AMLO tenía todo para contar con una posición cercana a la comunidad. Todos los elementos estaban ahí sobre la mesa, para tener una buena relación con los millones de mexicanos que viven en Estados Unidos.

AMLO llegó sin cola que le pisen, sin historias de corrupción, de manera democrática. Todavía el ex presidente Salinas -sin venir al caso, porque sus atribuciones nada tenían que ver-, se hizo acompañar por Luis Donaldo Colosio en una gira a Estados Unidos antes de que se convirtiera en candidato presidencial. De contraparte, está Trump, explícitamente antimexicano, como ningún otro, lo cual en principio debería facilitar una posición digna y de defensa de los mexicanos.

Nada de eso pasó. El discurso combativo de campaña, se convirtió en miedo, en declaraciones tibias, pusilánimes, tardías, escondidas en débiles argumentos como eso de la no intervención.

Pero el colmo es lo que pasó con el ataque de El Paso, Texas y las redadas en las que fueron detenidos más de 100 mexicanos, que hicieron evidente lo lejano que está este gobierno de su comunidad en Estados Unidos.

En el primer caso, se cometieron varios errores. Primero se lamentó la muerte de 6 mexicanos, que finalmente se convirtieron en 8, y el gobierno mexicano tardó varios días en expresar que el ataque había sido motivado por un discurso de odio, encabezado por el Presidente Trump.

Después de que prácticamente todo el mundo había lamentado ese hecho. Dos días después del atentado, el presidente dijo que el canciller mexicano sería el encargado de manifestar la posición mexicana “con mucho cuidado porque en Estados Unidos había un proceso electoral en curso”. ¿Cómo?

Para empezar, se muestra muy poca sensibilidad al decir que fueron 8 las víctimas mexicanas. Bastaba revisar la lista, preguntar un poco acerca de la región Ciudad Juárez-El Paso, platicar con los familiares. La mayoría de las 22 víctimas son mexicanos o hijos de mexicanos. No lamentar esos fallecimientos como nuestros le hace un muy flaco favor a la comunidad. Lo menos que esperábamos era una defensa feroz de esos mexicanos y que se generen mecanismos conjuntos para abordar ese tema. En fin, se pudo hacer tanto.

El segundo suceso fue la detención de más de 100 mexicanos en una procesadora de alimentos de Mississippi. La reacción mexicana fue la de asesorarlos y acompañar a aquellos que fueran devueltos a México, dándoles la bienvenida. El tema es mucho más grave, es una tragedia. Muchos de esos mexicanos viven en familias con hijos o esposa nacidos en Estados Unidos y la deportación representa la separación familiar. No se debe aceptar ni permitir.

Qué bueno que se les asesora y atiende, qué bueno que se les da la bienvenida, pero el tema da para elevarlo al más alto nivel y no tratarlo como si fueran damnificados de un fenómeno natural. En virtud de la enorme colaboración que se tiene con el gobierno de Donald Trump, lo menos que se puede esperar es que se pida que suspenda las redadas.

No entiendo el miedo de AMLO a Trump. De hecho, mostrarle miedo es la peor estrategia, porque eso no lo detendrá, sino todo lo contrario. Menos comprendo que no nos pongamos, ante situaciones tan obvias y graves, del lado de los 37 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos, 11 millones de ellos nacidos en México.

Los principios deberían bastar para ello, pero si eso no alcanza entonces revisemos los 33 mil millones de dólares anuales que esos mexicanos mandan a México para sostener 1.6 millones de hogares. Quieren mucho a México, no abusemos de ese cariño.

*El autor es Presidente de Mexa Institute.

Artículos recientes

Etiquetas

Recibe nuestras actualizaciones en investigación, boletines temáticos y publicaciones. Suscríbete