fbpx
Mexa Institute

¿Atendiendo las causas de la migración?

Jorge Santibáñez

Éste artículo también salió publicado en: Los Angeles Times

23 octubre, 2019
Tema:

AMLO recurre a la expresión “estamos atendiendo las causas” cuando responde a preguntas de reporteros en por lo menos dos temas: control de los flujos migratorios de centroamericanos y el combate al narcotráfico. Al ser cuestionado acerca de su estrategia y la decisión de liberar al hijo del “Chapo” Guzmán, ese fue uno de los argumentos.

En su discurso, ambos procesos tienen como “causa”, entre otros, el desempleo, la falta de oportunidades para los jóvenes, y un modelo de desarrollo equivocado.

Habría que analizar si realmente esas son las causas y si la lógica de atenderlas modificará sustancialmente las formas en cómo se expresan ambos procesos hoy en día. Deberíamos también cuestionar qué se está haciendo realmente para atender lo que AMLO llama “las causas”, porque tampoco es evidente que con programas como el de Jóvenes Construyendo el Futuro que otorga 180 dólares mensuales durante un año a cambio de una capacitación en un lugar de trabajo, los jóvenes de ciertas regiones de México, no se unan a bandas de narcotraficantes o los de Centroamérica -a donde el presidente mexicano ha otorgado 30 millones de dólares a cada uno de los países del llamado triángulo norte para este programa-, permanezcan en su país a pesar de la violencia.

Vamos a suponer que todo eso es cierto y que el hijo del ”Chapo” se inscribe al programa. Aún bajo ese escenario ambos procesos tardarán muchos años en modificarse y como muestra sólo hay que observar lo que pasó en Culiacán hace unos días o en Tapachula con cientos de migrantes que se organizaron en caravana. Lo que aparentemente el presidente mexicano y su equipo no ven es el corto plazo. Porque aún aceptando que su atención a “las causas” resolverán, con el paso del tiempo ambos temas, en el corto plazo hay que hacer otra cosa y no se puede esperar a que llegue ese largo plazo. De hecho, para que el largo plazo que él ve suceda, hay que articularlo con acciones de corto plazo.

Resulta difícil aceptar que en el largo plazo ya no habrá jóvenes involucrados en el narcotráfico o migrantes centroamericanos que transiten por México, si en el corto plazo liberamos al ”Chapito” y reprimimos a los migrantes centroamericanos que quieren llegar a Estados Unidos. “Atender las causas” es un muy buen discurso de campaña que se ha convertido en la práctica gubernamental en el justificante para no hacer nada en el corto plazo o peor aún, tomar decisiones equivocadas.

Nos guste o no, en el corto plazo, liberar al ”Chapito” fortalece al crimen organizado y ceder al chantaje de Donald Trump deteniendo a como de lugar y en contra de su voluntad, a los migrantes centroamericanos en México, no resuelve nada y perjudica a los migrantes.

Claro, se puede argumentar que en el contexto en que se tomaron esas decisiones, eran las únicas posibles. O se liberaba al ”chapito” o lo recuperaban los miembros de su banda en un baño de sangre, y guardadas las proporciones, o se aceptaba lo que Trump exigía o se imponían aranceles a los productos mexicanos provocando un daño enorme a nuestra economía.

Pero la pregunta no es si en el contexto había alternativas, la pregunta es ¿por qué se llegó a ese contexto? ¿qué acciones o que omisiones del gobierno provocaron que el Estado mexicano se haya sometido de esa manera?

Por lo menos, en el tema de la liberación del hijo del ”Chapo” Guzmán, el ejercito mexicano que siempre ha sido claro en sus declaraciones, aceptó errores de planeación y ejecución. En el tema de la subordinación a Trump, se sigue diciendo que la estrategia es perfecta y no se reconoce ningún error. En ambas situaciones falta la autocrítica o por lo menos escuchar la crítica. Los funcionarios mexicanos y la clase política y mediática afín al gobierno creen que cumplen con su misión justificando a como dé lugar y sin análisis alguno las decisiones del presidente. Hay incluso funcionarios que ya calcularon el número de muertos que hubiera habido si no se entregaba al ”Chapito”.

Hay quien afirma que en el fondo, en los dos procesos, AMLO y su gabinete han tenido miedo y que el discurso de “atender las causas” es un pretexto para no reconocerlo. Yo sigo pensando que es inexperiencia. El gobierno mexicano está a tiempo de corregir. No lleva ni un año en funciones y es evidente que las estrategias que se mostraron muy eficientes para ganar las elecciones y tener el apoyo popular, no han servido para gobernar.

Someter al Estado mexicano bajo el argumento de “atender las causas” es muy mala estrategia que además daña considerablemente la imagen de México en el exterior.

Artículos recientes

Etiquetas

Recibe nuestras actualizaciones en investigación, boletines temáticos y publicaciones. Suscríbete